Las comunidades de L'Arche alrededor del mundo comprenden uno o varios hogares donde los miembros con y sin discapacidad intelectual comparten sus vidas. Además, muchas comunidades tienen un taller o un centro de actividades diurnas para ampliar las habilidades de los que viven en los hogares.

Las personas con discapacidad intelectual necesitan apoyo en su vida cotidiana. En L'Arche, las personas que eligen compartir su vida los "ayudan" en una amplia variedad de tareas: cocinar, mantenimiento del hogar, atención médica o personal, jardinería ... El término "asistente" incluye tanto a voluntarios como a empleados. Puede implicar compartir la vida del hogar, trabajar en un taller o asumir el liderazgo. Las personas eligen involucrarse en la vida comunitaria, de varias maneras y por períodos variables, y L'Arche les da la bienvenida a todos. Muchos jóvenes vienen solo por un año con nosotros, mientras que otros quieren comprometerse por mucho más tiempo.

Nuestra misión se centra en las necesidades de las personas con discapacidad intelectual. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), una discapacidad intelectual se define como un límite mayor que el promedio de la capacidad mental de un individuo; esto limitaría la rapidez con que una persona puede aprender o recordar nueva información, etc.

Hay una amplia variedad de causas de discapacidad intelectual, algunas de las cuales actualmente se desconocen. Las causas genéticas incluyen el síndrome de Down, una de las discapacidades más comunes. A veces, una enfermedad como la rubéola causa discapacidad. Las definiciones precisas y la terminología respetuosa varían de un país a otro, pero lo importante es evitar los términos peyorativos y recordar que, independientemente de las palabras que se utilicen, dicha etiqueta nunca puede transmitir la riqueza y la complejidad de la experiencia individual de una persona